Rusia ya desplegó todo su poderío militar y podría comenzar en cualquier momento su largamente anunciada invasión de Ucrania. Lo confirmó el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken: “podría ser en muy poco tiempo”. El ministerio de Defensa ucraniano calcula que hay unos 127.000 soldados rusos en sus fronteras, baterías de misiles de corto y mediano alcance, al menos dos grandes hospitales de campaña, submarinos y barcos en el Mar Negro y miles de tanques estacionados al lado de las rutas de acceso. Un despliegue que el mundo no veía desde los preparativos de las fuerzas armadas estadounidenses previos a la Guerra de Irak.

En una visita a Kiev para mostrar su apoyo a Ucrania, Blinken dijo que los ucranianos deberían prepararse para días difíciles. También aseguró que Washington seguiría proporcionando ayuda en materia de defensa a las fuerzas armadas ucranianas y renovó la promesa de imponer severas sanciones a Rusia en caso de una nueva invasión. Una declaración que reafirma que Estados Unidos no está dispuesto a enviar tropas para enfrentar a los invasores. Tampoco lo haría el resto de los ejércitos de los países integrantes de la OTAN, la alianza militar occidental.


Desde el Kremlin, un portavoz aceptó que la tensión en torno a Ucrania estaba aumentando y que Rusia seguía esperando una respuesta por escrito de Estados Unidos a sus amplias exigencias de garantías de seguridad por parte de Occidente. El presidente Vladimir Putin quiere un acuerdo a largo plazo de que Ucrania no se va a unir ni a la Unión Europea ni a la OTAN. Está convencido de que, si eso sucediera, la seguridad rusa estaría comprometida. Cuando el gobierno de Kiev quiso acercarse a la UE en 2014, Putin respondió invadiendo y anexionando la península de Crimea y desató una guerra secesionista en la región de Donbás.

Fuente: Agencia Sapiens

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *