El primer ministro británico, Boris Johnson, admitió este miércoles que la variante ómicron de COVID-19 sigue causando “problemas reales” en los hospitales del Reino Unido, pero no contempla de momento introducir nuevas restricciones en Inglaterra.

Uno está viendo que los casos están aumentando en los hospitales” a causa de la propagación de ómicron, pero “obviamente es más leve que la variante delta y nos permite proceder de la forma en que lo hacemos”, agregó el jefe de Gobierno.

Johnson ha descartado introducir esta semana nuevas medidas restrictivas en Inglaterra, donde es obligatorio llevar mascarilla en el transporte público y lugares cerrados, mientras que hay que presentar un certificado COVID-19 para entrar en grandes eventos.

Fuente: Agencia Sapiens

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *