El festival de Coachella no impondrá el uso de cubrebocas, ni revisará certificados de inmunidad o pruebas de detección de coronavirus, en su próxima edición, que se desarrollará del 15 al 17 y del 22 al 24 de abril.

La organización de Coachella y de Stagecoach, un festival posterior, confirmó que no tomará ninguna precaución para evitar la propagación del virus entre sus más de 100 mil asistentes, después de haber tenido que cancelar hasta tres ediciones durante los meses más duros de la pandemia.

“Mientras nos preparamos para un fin de semana increíble en el desierto, anunciamos que no habrá requerimientos de vacunación, test o mascarillas, de acuerdo con las directrices locales”, indicó el célebre festival en redes sociales.

Aún así, los organizadores advirtieron en su página web que “no hay garantías, expresas ni implícitas, de que los asistentes no vayan a estar expuestos al COVID-19″.

Fuente: Agencia Sapiens

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *