Falta poco el día de Nochebuena y este año hay una ausencia en tu mesa. Te sientes triste, desolado, no te apetece celebrar nada, pero tampoco quieres fastidiar al resto de la familia con tus lamentos. ¿Te suena esta situación? ¿La has vivido alguna vez? Si no es así, en algún momento tendrás que afrontarla, forma parte de la vida. Pero ¿cómo hacerlo? ¿cuáles son las claves? A continuación, te damos algunas de ellas para superarlo.

¿Cómo superar el síndrome de la silla vacía?

No hay una fórmula secreta para eliminar este síndrome; sin embargo, algunos especialistas utilizan la técnica de la silla vacía para tratar este síndrome.

La técnica de la silla vacía fue creada por el psicólogo Fritz Perls con la finalidad de idealizar un reencuentro entre la persona afectada y quien ya no está.

Consiste en sentarse frente a una silla vacía, haciendo alusión a que ahí está la persona a quien extraña, y dialogar. La idea es que le exprese todo lo que en su momento no le dijo.

Es importante tener en cuenta que no está mal extrañar a alguien. Recordar los mejores momentos a su lado harán que esté presente siempre.

Apóyate en el resto de tus familiares el día de la celebración, cuéntales cómo te sientes. Hablar y contar lo que nos pasa es tremendamente terapéutico. Además, disfruta de su compañía y de lo que te aporta cada uno de ellos.

Permítete conectar con las emociones desagradables aparejadas al proceso de duelo, negación, rabia, ira, envidia, tristeza, etc. Las emociones no son negativas, son desagradables, pero útiles.

Te recomendamos leer el libro ‘El duelo: crecer en la pérdida’ (RBA, 2020), escrito durante la pandemia y con multitud de ejercicios para elaborar y acompañar en procesos de duelo.

Fuente: Agencia Sapiens

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *