La ciudad de Catania (Sicilia) y los municipios de los alrededores amanecieron cubiertos de ceniza y de fragmentos de lava, tras la violenta erupción del volcán Etna que duró varias horas y mantuvo cerrado momentáneamente su aeropuerto.

El volcán activo más alto de Europa comenzó una de sus frecuentes erupciones en la tarde del martes, en esta ocasión de gran intensidad, con emisiones de lava, cenizas y expulsión de lapilli, fragmentos de piedra, que llegaron a los pueblos cercanos y a Catania.

La erupción, que levantó una columna de humo de más de un kilómetro, duró cerca de una hora y obligó al aeropuerto de Catania a suspender toda su actividad a causa de los problemas de visibilidad.

“Debido a la actividad eruptiva del Etna y las consecuencias contextuales de la ceniza volcánica, el aeropuerto de Catania está actualmente cerrado”, anunciaron las autoridades aeroportuarias en las redes sociales.

La lengua de lava descendió por el desértico Valle del Bove, llegando a los 1.700 metros, en una zona alejada de los centros habitados, según el Instituto de Vulcanología de Catania

Desde esta mañana, comenzaron las tareas de limpieza en las ciudades de la ceniza y a contabilizar los daños, sobre todo en los cultivos, y las autoridades locales prohibieron en algunos municipios la circulación de motos y bicicletas ante la peligrosidad de las carreteras.

El Instituto explicó que estos episodios paroxísticos son un fenómeno típico de la reciente actividad eruptiva del Etna.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *